Caravana migrante llega a Huixtla en México

La caravana de migrantes hondureños que quiere llegar a Estados Unidos arribó este lunes (22.10.2018) a la ciudad mexicana de Huixtla, tras un recorrido de unos 41 kilómetros en su segundo día de tránsito por México.

El Gobierno de Honduras informó que tiene reportes de dos personas muertas, 30 desaparecidas y 3.500 que retornaron voluntariamente, después de partir de ese país centroamericano en la caravana de migrantes.

De los que siguen su rumbo en el contingente, algunos pequeños grupos empezaron a llegar a Huixtla alrededor de las 16:00 horas (21:00 GMT). Sin embargo, la mayor parte de la caravana llegó entre las 18:30 y las 19:00 horas (23:30 y 00:00 GMT).

Los miles de migrantes, entre los que hay mujeres y niños, partieron de la ciudad de Tapachula alrededor del mediodía para reanudar su viaje, pese a las advertencias que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha lanzado en su contra.

Mexiko Migranten aus Honduras auf dem Weg in die USA (Getty Images/AFP/P. Pardo) Muchos de los integrantes de la caravana son niños. Tramo de Metapa en camino a Tapachula, en el Chiapas, México.

El trayecto desde Tapachula, en el estado sureño de Chiapas, lo hicieron bajo un intenso calor y a pie, aunque varios pidieron ayuda a automóviles y camiones durante el camino. La Fiscalía estatal dijo, sin embargo, que un joven migrante de unos 25 años murió al caer de un automóvil en movimiento.

“Ha sido duro”, dijo a dpa Noé Reyes, un hondureño de la caravana. Sin embargo, dice que la perspectiva es la misma para todos: “Seguir adelante siempre”. El número exacto de integrantes de la caravana se desconoce, aunque los organizadores dicen que son unos 7.500, mientras que las autoridades mexicanas estimaron este lunes que son más de 5.000.

Los migrantes pasarán la noche en Huixtla. Están reunidos en la plaza central de la ciudad, que es su segunda parada después de Tapachula, a la que llegaron el domingo desde la fronteriza Ciudad de Hidalgo, vecina de la guatemalteca Tecún Umán.

Esta vez el recorrido, aunque más largo que el del domingo, fue más tranquilo debido a que la Policía no intentó detener su marcha.  Además, lograron pasar sin problemas por una garita migratoria en el municipio de Huehuetán, a unos 18 kilómetros de Tapachula, porque se encontraba vacía.

La caravana de indocumentados, que salió de Honduras el 13 de octubre con unos 1.000 migrantes que huyeron de la violencia, se hizo más grande conforme seguía su recorrido hacia México. De los 5.000 que llegaron el viernes a la frontera mexicana, más de 1.000 han solicitado ser refugiados, atendiendo al llamado de las autoridades de ingresar legalmente al país. Sin embargo, el trámite puede tardar hasta tres meses.

Pana (dpa, afp)

Comentarios

Comentarios