InicioBreaking newsLa Guardia Nacional se despliega en Ferguson para calmar las protestas violentas

La Guardia Nacional se despliega en Ferguson para calmar las protestas violentas

El caos por las protestas raciales en Ferguson se ha vuelto tan ingobernable que el gobernador de Missouri, Jay Nixon, firmó una orden ejecutiva que permite el despliegue de tropas de la Guardia Nacional en este suburbio de la ciudad de San Luis.

«En vista de estos violentos ataques deliberados, coordinados e intensificados contra las vidas y las propiedades en Ferguson, me estoy dirigiendo a los hombres y mujeres altamente capacitados de la Guardia Nacional de Missouri… para que restauren la paz y el orden en esta comunidad», dijo Nixon en un comunicado.

Disparos, gases lacrimógenos y bombas molotov la noche del domingo marcaron algunos de los más feroces enfrentamientos que persisten entre la policía y manifestantes furiosos por la muerte de Michael Brown, un joven de origen negro.

Recibe nuestro resumen semanal de noticias, es gratis.

Y las tensiones continuaron escalando después de que los resultados de la autopsia revelaron que el joven de 18 años recibió seis disparos.

Rebrote de la violencia

Lo que comenzó como protestas pacíficas se tornó en caos después de que dos residentes resultaron heridos de bala, dijo el capitán Ron Johnson, de la Patrulla de Caminos de Missouri. El funcionario aseguró que los civiles no fueron heridos por la policía.

«Esta noche, un domingo que comenzó con oraciones y mensajes de unidad, paz y justicia dio un giro muy diferente después del anochecer», dijo Johnson la madrugada de este lunes.

Algunos manifestantes lanzaron cocteles molotov contra la policía, y varios negocios fueron destrozados o saqueados, a pesar de la llamada de la familia de Brown a la calma.

«Sobre la base de estas condiciones, no tenía otra alternativa que elevar el nivel de nuestra respuesta», dijo Johnson.

Los oficiales dispararon gases lacrimógenos contra una multitud de cientos de manifestantes, incluidos niños, que marchaba hacia un puesto de mando de la policía a pesar de que el toque de queda de la medianoche era inminente.

Pero la residente Lisha Williams desafió la declaración de que los manifestantes iniciaron la violencia. «Eso es una mentira. No había confrontación, no había disparos», dijo Williams a CNN la noche del domingo. «Todo lo que hicimos fue marchar hacia el centro de mando para arrodillarnos y decir ‘no disparen’. Y ellos comenzaron a disparar”.

Los enfrentamientos siguieron creciendo, y los funcionarios del alguacil del condado de St. Charles dijeron que hubo disparos hacia donde se encontraban.

En un momento, los empleados de un restaurante McDonald’s se encerraron en un depósito después de que los manifestantes se metieron al restaurante, dijo Johnson.

La policía del condado de San Luis dijo que la mayoría se había dispersado después del toque de queda a la medianoche, el cual termina a las 05:00 horas.

Pero la ansiedad permanece. El Distrito Escolar de Ferguson-Florissant canceló las clases de este lunes.

Detalles de la autopsia

Brown, un adolescente negro, murió a tiros el 9 de agosto a manos de un oficial de policía blanco. Le disparó al menos seis veces, incluyendo dos veces en la cabeza, según los resultados preliminares de la autopsia que su familia solicitó.

El abogado de la familia, Anthony Gray, dijo que una autopsia independiente realizada el domingo encontró que Brown recibió dos disparos en la cabeza y cuatro veces en el brazo derecho, todos a la parte delantera de su cuerpo.

De acuerdo con los resultados preliminares de la autopsia ordenada por la familia, las balas que impactaron a Brown no fueron disparadas a corta distancia, resultado interpretado por la ausencia de residuos de pólvora en su cuerpo.

Una de las balas le destrozó el ojo derecho, pasó a través de su rostro y salió de su mandíbula y volvió a entrar en la clavícula, según esa autopsia.

Los dos últimos disparos fueron a la cabeza, dijo el abogado Gray. Entraron a la parte superior del cráneo de Brown, lo que sugiere que su cabeza se inclinó hacia adelante cuando fue impactado.

La autopsia independiente fue realizada por el reconocido patólogo Michael Baden, quien en el pasado testificó en los juicios de O. J. Simpson, Phil Spector y Drew Peterson.

Una tercera autopsia

Las versiones de qué exactamente ocurrió cuando el oficial Darren Wilson detuvo a Brown mientras el adolescente caminaba por una calle varían ampliamente.

Los testigos dijeron que vieron una pelea entre el oficial y Brown en el coche de la policía antes de que el joven recibiera los disparos. La policía dijo que Brown luchó con el oficial y buscó su arma.

Según varios testigos, Brown levantó las manos y no estaba atacando el oficial.

El secretario de Justicia estadounidense, Eric Holder, aprobó otra autopsia al cuerpo de Brown, dijo el Departamento de Justicia. La autopsia se llevará a cabo por un médico forense federal.

- Advertisement -

VEA TAMBIÉN