InicioLocalesSegunda ejecución en SC suspendida, la corte detiene pelotón de fusilamiento

Segunda ejecución en SC suspendida, la corte detiene pelotón de fusilamiento

La Corte Suprema de Carolina del Sur suspendió otra ejecución, dos días después de bloquear temporalmente los planes para una rara ejecución por fusilamiento.

El tribunal emitió una orden el viernes otorgando al recluso Brad Keith Sigmon, de 64 años, una suspensión temporal antes de su ejecución programada para el 13 de mayo.

Sigmon fue sentenciado a muerte luego de ser declarado culpable de dos cargos de asesinato y robo en primer grado en el condado de Greenville en 2002, dijo la portavoz del Departamento de Correcciones del estado, Christi Shain.

Recibe nuestro resumen semanal de noticias, es gratis.

La ley estatal requiere que los condenados a muerte seleccionen su método de ejecución 14 días antes de la fecha de ejecución.

La ley prevé dos opciones: la silla eléctrica o el pelotón de fusilamiento.

Pero el tribunal supremo del estado emitió una suspensión temporal el miércoles que impide que Carolina del Sur lleve a cabo su primera ejecución por fusilamiento. Esa orden judicial detuvo temporalmente la ejecución de otro recluso condenado a muerte, Richard Moore, cuya ejecución estaba prevista para este viernes.

El tribunal supremo del estado dice que seguiría una orden más detallada.

Los abogados de Moore habían pedido a los jueces que bloquearan el plan de ejecución para poder pedirle a la Corte Suprema de Estados Unidos que revisara si su delito alcanza el nivel de un delito de pena de muerte.

Moore había seleccionado el pelotón de fusilamiento como su método de ejecución, pero Sigmon no había elegido su método de ejecución.

Moore y Sigmon habrían sido los primeros condenados a muerte ejecutados por Carolina del Sur después de que una ley de 2021 estableciera la electrocución como opción predeterminada y también les diera a los prisioneros la opción de elegir un pelotón de fusilamiento.

Anteriormente, las dos opciones del estado para los condenados a muerte eran la silla eléctrica o la inyección letal, pero el estado no ha podido almacenar los medicamentos necesarios para llevar a cabo una ejecución por inyección letal durante años.

- Advertisment -

VEA TAMBIÉN