La mayor compañía aérea de Canadá apuesta por Boeing y sus 787 de fabricación local para renovar su flota.

Air Canada anunció un pedido de 18 aviones 787-10 de fuselaje ancho para modernizar su flota.

La compañía también tiene la opción de comprar otros 12 aviones fabricados en North Charleston.

«Air Canada ha hecho de la inversión en la experiencia del pasajero una prioridad fundamental. Nuestra experiencia demuestra que los clientes disfrutan mucho volando en el Dreamliner, por lo que nos complace ofrecerles una versión más grande de este popular avión, que estrenará un nuevo y vanguardista diseño interior de cabina. Y lo que es más importante, el 787 es muy eficiente en el consumo de combustible y generará ahorros operativos, además de apoyar nuestros objetivos de sostenibilidad para reducir las emisiones», dijo Michael Rousseau, presidente y consejero delegado de Air Canada.

Boeing destaca la eficiencia de combustible del avión como una forma de avanzar en los objetivos medioambientales de Air Canada.

«Con la familia 787 Dreamliner, Air Canada pronto dispondrá de una de las flotas de aviones de fuselaje ancho más modernas y eficientes del mundo», declaró Stan Deal, presidente y consejero delegado de Boeing Commercial Airplanes. «El 787-10 proporcionará a Air Canada una mayor flexibilidad y homogeneidad en toda su extensa red, conectando a los canadienses con destinos de todo el mundo.»

La primera entrega de los nuevos reactores está prevista para finales de 2025.