México aprueba reforma energética, pero continúa el debate

La Cámara de Diputados de México aprobó este jueves, en términos generales, el proyecto de reforma energética que fue anunciado en agosto pasado. Sin mebargo, el debate continúa porque se han presentado reservas individuales a los artículos de la iniciativa.

El texto tuvo 354 votos a favor, 134 en contra sin votos salvados. Contó con el apoyo del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI), del conservador Partido Acción Nacional (PAN) y de otras fuerzas políticas menores.

Votaron en contra los grupos de la izquierda, entre ellos el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Al incluir el proyecto modificaciones constitucionales, necesitaba los dos tercios de los escaños, que fueron alcanzados en la votación.

Según anunció la presidencia de la Cámara baja, un total de 102 diputados, todos ellos de grupos de izquierda, han presentado mociones particulares a las modificaciones de tres artículos de la Constitución que se ven afectados por esta reforma.

Una vez aprobado en lo general el proyecto de reforma energética, se pasó al debate de esos planteamientos individuales respecto a puntos determinados del proyecto, por lo que las discusiones se puede prolongar por varias horas.

Como todas esas reservas particulares son apoyadas sólo por diputados de la izquierda, lo más probable es que sean rechazadas todas, pero ello no impedirá que sean defendidas en la tribuna por los legisladores que las han presentado.

Jornada La reforma energética fue aprobada este jueves por el Senado, tras una sesión que comenzó el día anterior y que se prolongó por diecinueve horas.

La propuesta busca abrir el sector energético de México a la iniciativa privada y terminar con el monopolio del Estado en la explotación del petróleo y del gas, que está vigente desde la expropiación petrolera de 1938.

El análisis de esta propuesta comenzó en la Cámara de Diputados a las 18.25 hora local de hoy (00.25 GMT del jueves), después de más de una hora de debates previos sobre procedimientos porque el proyecto se llevó al pleno sin pasar antes por las comisiones legislativas.

La discusión de la reforma por los diputados se prolongó por casi cuatro horas.

En la tribuna, los legisladores a favor de la propuesta reiteraron la necesidad de reformar el sector energético para impulsar la economía y abrir nuevas oportunidades a fin de explotar mejor los recursos de hidrocarburos.

La izquierda, en cambio, volvió a insistir en que el Estado siga a cargo de la explotación del petróleo y del gas y rechazó la posibilidad de que se cambie la Constitución para que puedan entrar en el sector empresas privadas.

Durante la sesión hubo momentos de tensión, algún forcejeo entre legisladores e insultos como “panda de rufianes” o “traidores” dirigidos desde la izquierda a los diputados que estaban respaldando la reforma energética.

En un momento de las deliberaciones, el legislador de izquierda Ricardo Monreal se presentó en tribuna con un termo de café asegurando que se trataba de una “cápsula de tiempo” donde se incluirían los nombres de quienes apoyaban la iniciativa.

El proceso legislativo se está acelerando porque el período ordinario de sesiones del Parlamento termina el próximo domingo, y el Gobierno confía en que pueda completarse el trámite para entonces.

Como incluye reformas constitucionales, el proyecto, cuando quede totalmente aprobado por la Cámara de Diputados, debe ser ratificado por al menos 17 de los 32 poderes legislativos de los estados.

La iniciativa busca que la empresa pública Petróleos Mexicanos (Pemex) se reserve la explotación de los yacimientos más rentables, y se espera que en el resto puedan operar las empresas privadas mediante contratos de producción o de utilidades compartidas.

Tardará bastante tiempo antes de que el petróleo de México comience a ser explotado por empresas privadas, porque faltan aún las leyes secundarias que precisarán los términos de esta reforma y mayores detalles sobre las condiciones de contratación.

La reforma energética, calificada como “transcendental” por el Gobierno, es la iniciativa legal más importante presentada hasta ahora por el presidente Enrique Peña Nieto, del PRI, que asumió el poder hace un año.

Comentarios

Comentarios