El director general del banco del Vaticano (IOR), Paolo Cipriani, y su adjunto Massimo Tulli presentaron su renuncia, que fue aceptada este lunes por el comité de vigilancia de la entidad y la comisión de cardenales, anunció el Vaticano.

Las renuncias fueron presentadas “en el mejor interés de la institución y de la Santa Sede”, indicó un comunicado del Vaticano, tres días después de que un prelado que trabajaba en el organismo que gestiona los bienes inmobiliarios de la Santa Sede fuera arrestado, acusado de blanqueo de dinero.

We are a bi-weekly newspaper serving the Latino community in the coast of South Carolina for over 14 years.