InicioDeportesEl Movimiento por Encima de la Cabeza en el Tenis y el...

El Movimiento por Encima de la Cabeza en el Tenis y el Golf lleva al Hombro a sus Límites

El Dr. Badia, Ortopedista Especialista en Hombros, Ofrece Consejos para Reducir los Riesgos de Lesiones en la Articulación del Hombro

Para los golfistas y tenistas, es «verano y la vida es fácil». Fácil, es decir, hasta que el hombro de un jugador se convierte en lo que una canción popular llama «dolido y roto» (achy breaky) por el exceso en estas actividades, señala el cirujano ortopédico Alejandro Badia MD.

Él dice que los deportes de verano comunes como el golf y el tenis a menudo provocan lesiones en el hombro, que incluyen inestabilidad articular, pinzamiento interno de la articulación, desgarros en el cartílago que rodea la cavidad del hombro e incluso traumatismo en el manguito rotador, a menos que los jugadores tomen las precauciones adecuadas para minimizar los riesgos.

“Cuando esta acción se repite una y otra vez y se realiza con alta velocidad y fuerza muscular, supone una exigencia extraordinaria a la articulación del hombro”.

Recibe nuestro resumen semanal de noticias, es gratis.

“La articulación del hombro es más vulnerable cuando el brazo se levanta de lado, el codo se dobla aproximadamente 90 grados y la mano mira hacia adelante. Esa es exactamente la posición que adopta un deportista cuando realiza un saque en el tenis o cuando levanta un palo para golpear una pelota de golf desde el tee»

DIJO EL DR. BADIA.

Los científicos están de acuerdo.

El mecanismo de acción requerido en deportes aéreos como el golf y el tenis requiere un movimiento «antinatural y altamente dinámico» que «a menudo excede los límites fisiológicos de la articulación [del hombro]», escriben los autores de un artículo publicado en el British Journal of Sports Medicine. Sugieren que el movimiento adecuado de la articulación del hombro en los deportes por encima de la cabeza depende de «una buena función de la cadena cinética, una estabilidad óptima y la coordinación de la escápula».

Ubicada en la parte superior de la espalda, la escápula u omóplato funciona con los músculos circundantes para mover el brazo. La bola del húmero (hueso de la parte superior del brazo) y la escápula se conectan para formar la articulación glenohumeral. La articulación glenohumeral es el soporte del manguito rotador, que está compuesto por cuatro músculos que permiten la rotación del hombro, pero que pueden sobrecargarse con movimientos repetitivos por encima de la cabeza, como se requiere en el golf y el tenis, explica el Dr. Badia.

De hecho, en un artículo publicado en la edición de diciembre de 2020 de Current Reviews in Musculoskeletal Medicine, los investigadores sostienen que el «movimiento con mayor demanda de energía» en el tenis, el saque, representa el 60 por ciento de todos los golpes durante un partido, poniendo una carga en la articulación del hombro de los jugadores de más edad.

“La interacción entre huesos, ligamentos, tendones y tejidos blandos en una articulación es compleja”, dice el Dr. Badia, que se especializa en el tratamiento de trastornos de las extremidades superiores, incluidas las lesiones ortopédicas en golfistas y tenistas aficionados y profesionales. “A pesar de que el golf y el tenis son deportes de impacto relativamente bajo, la explosividad del swing mientras se agarra un palo de golf o se golpea una pelota de tenis durante el servicio ejerce un estrés tremendo en la infraestructura de las articulaciones y causa un porcentaje sorprendentemente alto de lesiones dolorosas, particularmente en jugadores de edad avanzada cuyas articulaciones ya están comprometidas por el envejecimiento «.

Las estadísticas lo confirman.

El autor de un artículo en el sitio web Absolute Health and Performance señala que los traumatismos de hombro comprenden el 17 por ciento de todas las lesiones del tenis, y que hasta el 50 por ciento de los jugadores «informan un dolor significativo en su brazo dominante» al llegar a la mediana edad. En el golf, los problemas de hombro representan casi el 20 por ciento de todas las lesiones reportadas.

El Dr. Badia llama al hombro «la articulación más móvil del cuerpo, con la capacidad de asumir hasta 1,000 posiciones diferentes en todas las direcciones». Pero esta misma capacidad es la que, según los expertos que escriben en el British Journal of Sports Medicine, crea un «frágil equilibrio entre la estabilidad [articular] y la movilidad, particularmente en el tenista», lo que hace que el hombro sea particularmente susceptible de sufrir un traumatismo.

Los síntomas de una lesión en el hombro incluyen dolor repentino o persistente -a veces profundo- en las articulaciones, especialmente al mover el brazo hacia arriba o hacia abajo o durante el sueño; rigidez articular; un chasquido o sensación de rechinar en el hombro; rango de movimiento disminuido; inestabilidad del hombro; y pérdida de fuerza.

“Todos estos son signos de que un deportista debe comunicarse con un especialista en ortopedia lo antes posible para evitar que una lesión aguda se intensifique o se vuelva crónica”, aconseja el Dr. Badia. Señala que las lesiones de hombro más comunes en el golf y el tenis son desgarros SLAP, es decir desgarros en el cartílago (labrum) que rodea la cuenca del hombro; inestabilidad y dislocación del hombro, que se produce cuando los músculos y tendones ya no pueden mantener el húmero conectado y funcionando plenamente dentro de la cavidad glenohumeral; y los desgarros parciales o totales del manguito rotador.

Por supuesto, el mejor camino para tener un hombro sano es la prevención de lesiones, “pero eso no significa que uno tenga que renunciar al tenis o al golf. Ambos deportes son excelentes para mantenerse en forma”.

Ofrece estos consejos:

  • Aprenda y practique la técnica adecuada para su deporte. “Los métodos correctos para swing de golf y golpes de tenis no pretenden simplemente mejorar las posibilidades de ganar. Ayudan a reducir el riesgo de lesiones”, dice el Dr. Badia.
  • Utilizar el equipamiento deportivo adecuado a las características físicas de cada uno. Una raqueta de tenis demasiado pesada o una con un agarre demasiado grande para la mano, por ejemplo, puede causar una energía cinética incorrecta y poner una carga adicional en la articulación del hombro durante el saque”, afirma el Dr. Badia.
  • Caliente adecuadamente los músculos de los hombros y los brazos, así como las piernas y el centro del cuerpo, antes de un juego.
  • • Mantenga la flexibilidad del tronco y la fuerza del núcleo, ya que de lo contrario la articulación del hombro soportará la mayor parte de la fuerza al conducir una pelota de golf o golpear un revés.
  • Hable con médicos, fisiólogos del ejercicio, y otros expertos sobre los ejercicios que se pueden realizar para fortalecer los hombros.

“Y, si experimenta dolor en el hombro durante o después de un partido, tómese un descanso. El adagio, ‘Sin dolor, no hay ganancia’, no se aplica”,

ENFATIZA EL DR. BADIA.

“El dolor indica que la articulación y los músculos que la sostienen necesitan descansar. Sin hacer la breve pausa necesaria en su deporte, puede terminar alejado del juego mucho más tiempo de lo esperado mientras intenta recuperarse de una lesión articular debilitante».

- Advertisment -

VEA TAMBIÉN