Contribuyentes de Carolina del Sur han pagado millones de dólares para arrestar a indocumentados en todo el estado

Una policía secreta de Carolina del Sur encarceló a docenas de paisajistas, mucamas y trabajadores de restaurantes en los últimos años después de que legisladores prometieron que atacarían a pandillas violentas, capos de la droga y traficantes de personas. Pero lo cierto es que desde el año 2012, el estado ha puesto casi $5 millones en la Unidad de Inmigración de siete miembros, que se cree es el único equipo de este tipo en la nación. Su misión declarada: eliminar a los criminales más peligrosos de la población dispersa entre inmigrantes indocumentados de Carolina del Sur. Pero cuatro años de registros policiales obtenidos por el periódico local The Post & Courier a través de una solicitud de la Ley de Libertad de Información muestran que la gran mayoría de los arrestados eran hispanos de clase trabajadora que usaban documentos falsos y tarjetas de identificación para ser contratados para trabajos. De hecho, aproximadamente 100 de los 123 casos (revisados ​​por ese medio impreso) involucraron documentación fraudulenta de algún tipo. Solo nueve casos mencionaron las pandillas, las drogas o la trata de personas.

 

Para estar seguro, todas las ofensas son crímenes. Pero algunos abogados, legisladores y ex agentes de la policía se preguntan si la unidad está cumpliendo su misión y justificando sus gastos buscando una gran cantidad de casos relacionados con fraude de identidad. El ex jefe de la división de aplicación de la ley estatal Reggie Lloyd dijo que la Unidad de Inmigración es una “gran pérdida de tiempo”. “Personalmente, creo que es una gran pérdida de tiempo”, dijo Reggie Lloyd, ex juez, abogado de Estados Unidos y jefe de la División Estatal de Aplicación de la Ley. “Tenemos mucho más cosas importantes que hacer que mirar al tipo que trabaja en la planta de pollo. Nunca haría nada para que el estado sea más seguro. Es un problema federal, no un problema de estado “.

 

La unidad estatal fue creada en el período previo a las elecciones presidenciales de 2012, cuando los republicanos criticaron las políticas de inmigración del presidente Barack Obama, que se centran menos en delitos menores. Los legisladores estatales asignaron ese año más de $1 millón para organizar y equipar la nueva unidad. La ex gobernadora Nikki Haley aplaudió el esfuerzo en una conferencia de prensa ese año, diciendo que el equipo ayudaría a acabar con los traficantes de carne, gánster y narcotraficantes inmigrantes. “Estamos haciendo casos y sacando parte de esa actividad de Carolina del Sur”, agregó Haley, ahora embajadora de Trump en las Naciones Unidas. Desde entonces, la fuerza pequeña, parte del Departamento de Seguridad Pública de la Ciudad de California, ha operado en gran medida detrás de escena, siguiendo casos desde Greenville hasta Myrtle Beach. Funcionarios de la Oficina de Inmigración y Control de Aduanas de los EE. UU. Dijeron que los funcionarios del estado brindan un servicio vital, trabajando regularmente junto con los investigadores de la Agencia de Seguridad Nacional.

Summerville

Comentarios

Comentarios