InicioBreaking newsEstilista brasileña usa su talento para hacer obras de caridad

Estilista brasileña usa su talento para hacer obras de caridad

Maria Tavares de Oliveira es residente de Goose Creek y su mayor satisfacción es ayudar a las personas más vulnerables por medio de su profesión como estilista.

Desde que ella vivía en su país de origen cuenta que las necesidades por las que tuvo que pasar desde que era muy niña, la llevaron a dedicar parte de su vida a hacer por los demás lo que ella no tuvo en el pasado. 

“Soy hija de padres separados donde fui rechazada toda mi vida por mi padre, y mi madre. Vengo de una familia sencilla, nunca tuve un juguete o una muñeca, la logré tener a mis 46 años cuando llegué a vivir aquí en Estados Unidos. Una noche tuve que dormir en la calle pero siempre tuve el deseo en mi corazón de ayudar a mi prójimo, a los necesitados de abrazo, amor, cariño, familia, porque nunca tuve nada de eso»

Recibe nuestro resumen semanal de noticias, es gratis.

contó de Oliveira.

Sin embargo, estas dificultades que ella vivió desde muy joven no le cambiaron su corazón noble y lleno de valor para criar a tres hijas como madre soltera al mismo tiempo que se iniciaba en el mundo de la peluquería.

Entre el arte y las obras sociales

Desde hace 28 años, Maria Tavares comenzó a trabajar en un salón de belleza como manicurista y luego pasó a ser peluquera, emprendió su propio negocio donde contaba con seis empleados pero por condiciones económicas se vio forzada a cerrarlo y buscar de nuevo trabajo en los salones de su ciudad.

Mientras Maria trabajaba en cada uno de estos lugares, llevaba a las personas que vivian en la calle para cortarles el cabello, arreglarle las uñas y abrigarlos con su cálida forma de ser.

De igual manera, hacía recolecta de juguetes para regalarle a los niños más pobres y algunas veces, hasta llevaba a personas sin hogar a su casa para permitirle dormir cómodamente por unos días.

“Tuve algunos problemas con los propietarios de los salones de belleza y hasta con mi familia para ayudar a las personas de esa manera pero no me importaba porque yo sabía que ellos necesitaban ayuda”,

expresó la brasileña.

‘Después de la tormenta llega la calma’

Durante su paso por brasil María congeló sus estudios para dedicarse a su profesión, pero ahora que se encuentra en Charleston se graduó como capellán internacional y desde esta posición continúa sirviendo a la comunidad.

“Cuidé innumerables personas que estaban enfermas física y espiritualmente en mi país. Aquí en esta ciudad he estado visitando a algunos enfermos con cáncer para darles un poco de fuerza, de motivación y siempre estoy disponible para aquellos que necesitan una mano amiga”,

manfiestó esta admirable mujer.

Actualmente de Oliveira es voluntaria de la institución capellanía UNIPAS y espera poder relacionarse con más organizaciones en Charleston para continuar con su vocación de trabajo social.

“Hace 15 años estaba esperando esta oportunidad y me siento muy feliz de estar en este país haciendo mis sueños realidad y poder darles a mis hijas y nietos un mejor futuro. Soy muy afortunada de poder seguir ejerciendo mi profesión de peluquera y ayudando a las personas que es lo que más feliz me hace”,

aseveró la estilista y capellán.

Siga conectado con El Informador en Facebook.

- Advertisement -

VEA TAMBIÉN