Sugarloaf llega a Charleston con una propuesta de sabor irresistible, asombroso  e inolvidable, tal y como lo describen sus propietarios.

Gau Souza Oliveira y Renato Oliveira, son dos brasileños nativos de Río de Janeiro que llegaron a Charleston hace más de cuatro años por razones laborales, pero estas se han convertido al mismo tiempo, en una nueva oportunidad de negocio.

Renato es químico industrial de profesión y Gau es publicista y fotógrafa. La suma de estas profesiones y los ‘antojos’ de comer postres brasileños de calidad, los impulsaron para hacer realidad este emprendimiento que hoy cautiva el paladar de la comunidad latina y estadounidense.

Recibe nuestro resumen semanal de noticias, es gratis.

“La idea surgió del deseo de comer postres brasileños de calidad. Como químico y trabajando con el desarrollo de productos para la industria, decidí que usaría mis habilidades de química desde la cocina de nuestra casa. Hicimos las primeras pruebas en diciembre de 2020 y el resultado fue tan satisfactorio tanto para nosotros como para otras personas que probaron el postre; que estábamos seguros de que teníamos que seguir adelante”,

RELATÓ EL PROPIETARIO.

Fue entonces cuando este emprendimiento con recetas brasileñas inició operaciones a finales del mes de febrero de 2021. 

Actualmente, Sugarloaf cuenta con licencia de empresa de alimentos autorizada para producir y despachar sus productos desde casa, ubicada en el sector de West Ashley de la ciudad.

Una explosión de sabores y recuerdos

Sugarloaf ofrece un amplio menú de postres populares de Brasil que ‘transporta’ a cada uno de los brasileños a su país de origen con solo probarlos. Pero también, enamora a aquellos que nunca han probado estos auténticos dulces.

El pudin, los brigadeiro, los pasteles y los brownies, son algunos de los productos  más apetecidos por los clientes.

“Para elaborar nuestros productos nos inspiramos en las empresas brasileñas radicadas en Brasil y en el exterior, así como también en algunos pasteleros brasileños e internacionales”,

REVELÓ RENATO.

Entre las opciones de productos que ofrece este negocio local, los sabores que más se destacan son el chocolate negro, el dulce de leche y el coco, así como los ‘toppings’ que le dan ese toque especial de una mezcla única y autóctona. 

“Nos satisface mucho saber que el producto hace feliz a nuestros clientes. Y nos gustaría seguir recibiendo tantos pedidos que producir desde casa ya no sea viable para poder habilitar una tienda física primero en Charleston y luego, quién sabe, en otros lugares, incluido Brasil”,

EXPRESÓ OLIVEIRA.

Cada uno de los productos son elaborados desde casa, e incluyen pedidos personalizados según el gusto del cliente.

El reto de emprender

La pareja de brasileños cuenta que lo más difícil de emprender es gestionar el tiempo para realizar todas las actividades diarias necesarias (familia y trabajo), y mantener las redes sociales actualizadas diariamente ya que son el canal de comunicación con el cliente.

De igual manera,  destacan  que ser latino y hacer negocios en los EE. UU. es un desafío. Pues abrir un nuevo negocio acá no es tan complicado como en los países latinos, sin embargo, sí conlleva otros retos.

“En nuestro campo, nuestro mayor desafío es seguir conquistando al público estadounidense que está más acostumbrado a otro tipo de postres”,

CONFIESAN LOS CREADORES DE SUGARLOAF.

El consejo

Han pasado casi 10 meses desde que este negocio latino abrió sus puertas al público, y esto le ha permitido a esta pareja aprender más sobre cómo llevar a cabo un proyecto con éxito.

“Para emprender en cualquier lugar, se necesita perseverancia y mucha fuerza de voluntad porque, incluso con planificación, las dificultades aparecen constantemente. Además, es necesario evaluar cuidadosamente el mercado en el que opera, la necesidad de inversión inicial y el retorno proyectado de esta inversión, construyendo un plan de negocios sólido”,

PUNTUALIZÓ RENATO.

Conoce más sobre Sugarloaf visitando su red social de instagram @sugarloaf_br_bakery