InicioNacionalesInflación crece en EEUU debido a consumidores

Inflación crece en EEUU debido a consumidores

Cuando la inflación está impulsada principalmente por la demanda, puede requerir una acción más drástica

La inflación estadounidense está dando señales de entrar en una fase más fuerte que probablemente requerirá una acción drástica por parte de la Reserva Federal, un cambio que ha sembrado el pánico en los mercados financieros y aumenta los riesgos de una recesión.

Los economistas afirman que la fuerte demanda de los consumidores, estimulada por el aumento de los salarios, está alimentando la inflación.

Algunos de los factores que durante mucho tiempo han impulsado el aumento de la inflación -el aumento de los precios de la gasolina, los atascos en la cadena de suministro, la subida de los precios de los coches usados- están desapareciendo. Sin embargo, las medidas subyacentes de la inflación están empeorando.

Recibe nuestro resumen semanal de noticias, es gratis.

La continua evolución de las fuerzas que subyacen a una tasa de inflación que se acerca a un máximo de cuatro décadas ha hecho más difícil que la Reserva Federal la controle. Los precios ya no suben porque el coste de unas pocas categorías se haya disparado. En cambio, la inflación se ha extendido más ampliamente a través de la economía, alimentada por un fuerte mercado de trabajo que está impulsando los cheques de pago, obligando a las empresas a subir los precios para cubrir los mayores costos laborales y dando a más consumidores los medios para gastar.

El martes, el gobierno dijo que la inflación subió un 0,1% de julio a agosto y un 8,3% desde hace un año, lo que supuso un descenso respecto al máximo de cuatro décadas de junio, el 9,1%.

Pero si se excluyen las volátiles categorías de alimentos y energía, los llamados precios básicos aumentaron un inesperado 0,6% de julio a agosto, después de una subida más suave del 0,3% el mes anterior. La Reserva Federal vigila de cerca los precios básicos, y las últimas cifras aumentaron los temores de una Reserva Federal aún más agresiva e hicieron que las acciones se hundieran, con el Dow Jones desplomándose más de 1.200 puntos.

Las cifras de los precios básicos consolidaron las preocupaciones de que la inflación se ha extendido a todos los rincones de la economía.

«Una de las cosas más notables es la amplitud de los aumentos de precios», dijo Matthew Luzzetti, economista jefe de Estados Unidos en Deutsche Bank. «La tendencia subyacente de la inflación ciertamente no ha mostrado ningún progreso hacia la moderación hasta ahora. Y eso debería preocupar a la Reserva Federal porque los aumentos de precios se han vuelto cada vez más impulsados por la demanda y, por lo tanto, es probable que sean más persistentes.»
La inflación impulsada por la demanda es una forma de decir que los consumidores, que representan casi el 70% del crecimiento económico, siguen gastando, aunque les moleste tener que pagar más. En parte, esto se debe al aumento generalizado de los ingresos y, en parte, a que muchos estadounidenses siguen teniendo más ahorros que antes de la pandemia, tras haber pospuesto el gasto en vacaciones, ocio y restaurantes.

Cuando la inflación está impulsada principalmente por la demanda, puede requerir una acción más drástica por parte de la Reserva Federal que cuando está impulsada principalmente por choques de oferta, como una interrupción del suministro de petróleo, que a menudo pueden resolverse por sí solos.

Los economistas temen que la única manera de que la Reserva Federal frene la robusta demanda de los consumidores sea subiendo tanto los tipos de interés que aumente bruscamente el desempleo y pueda provocar una recesión. Normalmente, cuando aumenta el miedo a los despidos, no sólo los desempleados reducen el gasto. También lo hacen las numerosas personas que temen perder su empleo.

SourceAP
- Advertisement -

VEA TAMBIÉN